lunes, 28 de abril de 2014

LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA COMO CRIMEN

 
 
Diosa Kali. Plaza Durbar. Katmandú



Una lección es una peripecia de fuerte dramatismo para el que la da y para los que la reciben. Cuando no es esto no es una lección sino otra cosa –tal vez un crimen- porque es una hora perdida y la vida es tiempo limitado y perder un trozo de él es matar vida, practicar asesinato blanco.
Esto lo escribió José Ortega y Gasset en su introducción al curso ¿Qué es la técnica? Impartido en la universidad de Verano de Santander el año 1.933. Esas palabras van dirigidas a la universidad de entonces (no solo a la española, matiza Ortega), pero la idea de fondo es perfectamente utilizable en el análisis de nuestro sistema de enseñanza, desde primaria hasta la universidad.
La inmensa capacidad del sistema para tener a la gente perdiendo el tiempo viene marcada por dos principios que permanecen habitualmente ocultos, no declarados, pero que operan cada vez más abiertamente: el primero, la conveniencia de mantener  encerrados durante el mayor tiempo posible a la mayor cantidad posible de adolescentes y jóvenes, cada vez considerados niños durante más tiempo y, como consecuencia, cada vez madurando más tarde. Los horarios laborales de los padres y la falta de trabajo son las causas, que se camuflan bajo el discurso escasamente cuestionado de la conveniencia de tener una prolongada escolarización obligatoria.
El segundo, el desprecio por el conocimiento, por los contenidos, que se hace especialmente patente en las modas pedagógicas más seguidas y vacía de contenido real el tiempo en la escuela y en los institutos. Como consecuencia se ha de rellenar ese vacío con todo tipo de actividades más o menos lúdicas que deberían, en teoría, mejorar la socialización y hacer más felices a las criaturas.
El resultado es patente: un calendario cada vez más largo, unos horarios desmesurados, años de encierro… para cada vez menos. El párrafo de Ortega nos lo deja claro. El sistema de enseñanza es realmente un sistema de asesinato blanco en serie.
Un crimen.



11 comentarios:

  1. Tan crudo como real, Borja. Y espléndidamente expuesto.

    ResponderEliminar
  2. Mucho me alegra leer estas palabras de don José. Gracias por traerlas al espacio virtual. Las difundiremos.

    ResponderEliminar
  3. Pues lo que se echa encima huele a empeoramiento, Borja. Que no nos pase "na".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. AL menos seguiremos diciendo estas cosas...

      Eliminar
  4. Borja muy mal no has avisado de que en base a tu blog han sacado un documental http://www.youtube.com/watch?v=ijcqtru93J4

    ResponderEliminar
  5. Y encima salen antes en los buscadores, los muy desgraciados...

    ResponderEliminar
  6. No sé si verás este mensaje a tiempo, en tal caso deseo comunicarte; mañana a primera hora no asistiremos a sociología. No sé si tendrás la misma facilidad para dejar de ir, pero me sabía mal no avisarte. Un saludo!

    ResponderEliminar